Teotihuacán, la gran ciudad azteca

Teotihuacán significa
“Lugar donde los hombres
se convierten en dioses, o
ciudad de los dioses en náhuatl.
Ir a Teotihuacán es como regresar a nuestras raíces, a lo que nos representa e identifica como mexicanos, así como cuando nos da gusto dar el grito de independencia o cuando la selección gana un partido.

Sus orígenes son más antiguos de lo que parecen: hacia 500 años antes de Cristo. Según algunos historiados, sus pobladores llegaron ahí después de la erupción del volcán Xitle.

Teotihuacán es símbolo típico de nuestra cultura. Se trata de uno de los más importantes centros ceremoniales de Mesoamérica, que a la llegada de los españoles contaba con 2 mil 600 edificaciones importantes.

Puedes recorrer la Calzada de los Muertos para observar desde allí los palacios y templos. La pirámide del sol se considera la de mayor importancia y puedes subir a ella, claro que después de ver sus 162 empinados escalones, igual y mejor la vez de abajo, o decidas subirte a la Pirámide de la Luna que es un poco más pequeña.

Otras construcciones que encontrarás son la Ciudadela, el Templo de Quetzalcóatl, el Templo de los Caracoles Emplumados y los palacios de los Jaguares y el de Quetzal-Papalotl.

Aprovecha y compra artesanías hechas de barro, jade y obsidiana. Eso sí, lleva agua suficiente y dinero para la entrada. Si tu economía no te lo permite, los domingos ¡la entrada es gratis!

¿Ya fuiste a Teotihuacán? ¿Qué te pareció? Te invitamos a dejar tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *